Logo

Somos de los mesmos

por Testigo protegido

“Al  ingresar  a  militar  en  política  o  religión,  las  personas  entregan  en prenda  una  parte  de  si  mismas:
sus  debilidades , su  humanidad , su  generosidad . Como  recompensa  adquieren  una  razón  para  vivir”
(J.Larteguy)

“Nosotros  no  sabíamos cómo, ni  quien iba  a  dar  el  golpe. No  olvidemos  que  Pinochet fue  recomendado  a  Allende  por  Prats, como   un  general  constitucionalista, en  ese  momento nadie  pensaba  que  se  iba  a  transformar  en  un  traidor”
(Mireya  Baltra)

“Después  del  tacnazo, incluso  el MIR  pensaba  que  no  iba  a ver  golpe, nos  pilló  de sorpresa”
(Andrés Pascal)

El  slogan, elevado  a  la categoría  de  doctrina,  de  la  defensa  del  orden interno  invocado  por  lo  milico;  fue  el  prefacio  del   corvo  y la metralleta.  El  slogan  logra  institucionalizar la  anomalía. Legitimar  la  anomalía  para    conservar    privilegios  sin  sobresaltos.

Lo más  duro  para  el prisionero de  guerra sin  guerra, no  es principalmente  el  sufrimiento  que  le  infiere  el  torturador. Lo  más  duro  es vivir  dentro  de  la  anomalía  y  digerirla, enfermarse  de  miedo, desorientarse  con  el  miedo, no  tener  sosiego .  Vivir  dentro  de  la  anomalía,  podría  justificar la  razón  de  por  que hacia  mediados  de  noviembre del  73  -en  el campo  de  prisioneros de  los  Ángeles-  surge  una  fracción  de  compañeros/camaradas/correligionarios,  que    con  cara  serena  y  ánimo  perturbado,  instalaron  la  “especie” de  que  lo  más  probable es  que  los milicos  nos  estuvieran  infiltrando.

Sonaba  raro  que los  milicos,  que  elegían  prisioneros  “al  boleo “, tomaran  la  información  muy  creativa  de  los  soplones  en  las  poblaciones del  campo.  Los  soplones  tenían  cuotas  de  producción  delatora y  para  conservar  la  pega,  no debían   quedar  al  debe  en  la  cuota  de  productividad  de  la  caza  de  brujas.

El protocolo técnico del soplón, se basaba en  deducir  -por el  modo  de  peinarse, de la música escuchada , o la pereza  en  afeitarse todos  los  días-  si  uno u otro  huevas  era  un  extremista.  Incluso  rencillas  sexuales, comerciales  o de convivencia  en  la  población,  se  convertían  -comúnmente- en  evidencias  delatoras  de ser  un subversivo  entrenado  en  Cuba o  Moscú.

Pero  los  dirigentes  insistieron  y   militantes  o  simpatizantes, se involucraron  en  la fórmula de la “inteligencia prisionera”, armando  un   comité  de  chequeo  de  los  compañeros  que  ingresaban  al  campo de  prisioneros y  de  prisioneros que  eran  retornados  “hecho  bolsas”  después  de   días  de inadaptación  a  las  fantasías  de  la  CNI.

El  chequeo  era  básico y  las  respuestas  inútiles.  Pero  hubo  una  que  tenia  una  extraña  coherencia  con  la  candidez  del  pueblo  unido.  El  compañero  venía  a  bastante  mal  traer,  era  un  campesino  minifundista  de  las  serranías  de Laja.   Hermenegildo,  “había bajado a pueblo”  a fines  de agosto para vender  carbón, visitar  familiares y  tomarse  unos  prolongados  copetes  de  pipeños.  Estando en eso,  “agarró  viento  de  cola”  y  decidió  pasar  las  fiestas patrias  en  Laja.

El día  19  dormía  placidamente  su  larga y continua  celebración,  recostado sobre  la  mesa de  la  picada  de  sus  amores etílicos, sintió  como  un  estacazo  en las  costillas  y  al  tratar  de comprender  qué pasaba, vio  a  los  verdes.   No;  en  realidad  ya  no  eran  los  verdes.   Reconoció  a  un  sobrino que  había  ingresado hace poco de paco  y un cabo que  siempre  le  pedía  que  le  regalara  carbón  para  el  cuartel;  todos  escondidos en   casco/metralleta/escudo girando  como  máquinas  verdes  (concluyó  que  lo  mas  probable  es  que  el  trago  lo  hacia  ver  visiones ) que  pateaban y  daban  culatazos (aunque  el  himno de  los  pacos dice: duerme  tranquilo) expresándose  en  coa milico.

Hermenegildo  entendía  -y  practicaba-  que  las  fiestas  patrias  se  celebran  lo  más  “litriadas”  posible  y  que  esas  borracheras  no  constituyen  un  delito feroz (eran  su  “democracia  en  la  medida  de  lo  posible”).  Muchas  veces,   para  estas  fiestas  los  pacos  lo  habían  subido   al  furgón  y  cuando  en  el  cuartel  despertaba “de la mona“, le ordenaban que se fuera  a su casa y no hueveara más. El  decía que  era  su  derecho  constitucional  emborracharse  para  el  18  y  no  ser  golpeado  ni  multado.

Pateado, culateado  y  confundido,  intentó  una  línea  de  entendimiento  con  los  pacos;  subiéndole  el  grado (un  truco  habitual  para  hipnotizar  la vanidad  del  paco), le  dijo  a la  máquina verde  que  usaba  tono  de  jefe: “Pero  mi  suboficial, no  me  trate  así… somos  de  los  mesmos”.  Los  máquinas verdes  eran sordos, a  culatazos  arriba  del  furgón  y  nadie  tomaba  nota  de  aquello  que  Hermenegildo  repetía, repetía y repetía : “ pero  si  somos  de los  mesmos”.   Al  llegar  al  cuartel  le  sorprendió  la  gran  cantidad  de  personas  que  los  pacos  habían detenido (según  él  entendía, estaban  presos  por curarse  para  las  fiestas  patrias y dormir en la vía pública), además del hecho de que no  los  dejaran  dormir  la  mona.  Chuchadas, culatazos, patadas  y  todos  maneados.

Hermenegildo  insistió  en  su línea  de  argumentación  por  un  par de  días,  en  los  que seguían  llegando  más  huevones  que – según él-  andaban  celebrando  el  18, 19, 20, 21… Uno  de  los  pacos  que  había  escuchado  su  argumentación  el  día  que  lo  llevaron  al  cuartel  le  preguntó  una  tarde : “¡Oye  huevón , qué  chuchada  es  eso  de  que  somos  de  los  mismos?”. Hermenegildo  se entusiasma  ante  la  pregunta (que hace  rato esperaba) y  le  pide  al  paco  que  le  saque  la  billetera  y  vea  el  documento  que  aclarara  todo el  mal  entendido.  El paco se interesa por ver la billetera; no había ni un puto peso. “Los  carneses” , le  indica  Hermenegildo. El  paco  saca el  carné  de  identidad y luego,  el  carné   del  partido  comunista. Hermenegildo  triunfante  al  fin  le  dice: “¡se  da  cuenta  compañero que somos  de  los  mesmos ¡”.

El  paco  saboreó  inmediatamente  su  ascenso  -había  identificado  plenamente  a  un  extremista- .mientras  Hermenegildo  era  ascendido a  una  celda  de  aislamiento,  enfrentado a  unos  civiles  con  gafas  oscuras  que preguntaban /golpeaban /preguntaban /golpeaban… Hermenegildo  empezó  a  entender  que  estos  no  eran  de  los  “mesmos”, que  Allende  estaba  muerto y  que  ahora  mandaban  los  milicos.  Pero -en medio  del  tormento-  se  volvía  a  confundir; el carné del PC se lo habían entregado unos meses antes y el  compañero que habló en el acto, había anunciado la “Hermandad campesinos, soldados, obreros“, apoyando  el  gobierno  popular.  Por su parte, la   conclusión de los  CNI, era que  tenían  un  pez  gordo,  un  extremista  que  planeaba  infiltrar  las armadas   fuerzas con  un  mensaje  explícito.

Después  de  un mes  y  medio  de  tratamientos especiales  fue  ingresado  al  campo de  prisioneros;  había  resistido  todos  los  protocolos  de   tortura  y  no  le  habían  podido  sacar  información alguna sobre  como  se  coordinaba   el  plan  zeta  en  Laja.  Muy pateado, mucha  parrilla eléctrica, manos  envueltas  en  bolsas  plásticas y quemadas, pero  estaba  vivo.  La  borrachera  lo  salvó  de  haber  estado  en  el  grupo de  18  personas  que  fueron  fusilados  bajo  el  puente  de  Laja el  mismo  día  que  lo  detuvieron.

Ahora,  ante  el  comité  de  chequeo  de  la  recién  inaugurada  orgánica  multipartidaria  de  los prisioneros de  guerra,   tenía  que repetir de  nuevo  delante  de  los  compañeros  de  la  “inteligencia”  de  pueblo  unido: “somos de  los  mesmos”, con  lo  cual  tampoco  resolvía  nada. Era  un  permanente  sospechoso  en  la  ciudad.

Se  dice  que  tan  imprevisibles  son  las  consecuencias de  los actos  del  ser  humano, que  resulta finalmente mero  espectador  de  la  historia  que  hace.  En  esa  situación  claramente  todos “somos  de  los  mesmos”.